Nuestro sistema de correo electrónico está basado en programa Postfix acoplado con una serie de filtros antispam.

 

Spammers No Tienen Buenas Constumbres

Nuestro sistema de correo electrónico está basado en programa Postfix acoplado con una serie de filtros antispam. Estos filtros analizan como está estructurado el mensaje, como esta configurado el servidor que envia el mensaje, y algunos otros parámetros técnicos. Los spammers frecuentemente usan máquinas infectadas que corren Windows, y estas máquinas facilmente se pueden identificar como no-muy-bien configurados servidores de correo. También, existen bases de datos externas, que proporcionan información sobre conocidas fuentes de spam.

Cada mensaje llegado desde afuera al Instituto, pasa por las siguientes pruebas:

Configuración de Servidor de Correo: Vamos a checar si el servidor de correo que envia el mensaje es razonablemente bien configurado o no. Si la respuesta es no, el mensaje se rechaza.

Consultar Bases de Datos Externas: Verificamos si la máquina que envio el mensaje (identificada por su IP) es conocida mundialmente como emisora de spam. Para esto consultamos las bases de datos zen.spamhaus.org y bl.spamcop.org. Si la máquina está listada en al menos una de estas bases, su mensaje se rechaza.

Filtro Postgrey: La idea principal detras del filtro Postgrey es exigir un poco de "paciencia" por parte del servidor de correo que trata de entregar un mensaje. Esta "paciencia" es parte del protocolo de correo electrónico, pero máquinas spammers (enviando mensajes como locas a zilliones de direcciones) normalmente no tienen recursos de implementarlo.

Filtro SPF: El filtro Sender Policy Framework está diseñado para prevenir la falsificación de la información sobre el remitente, checando si el servidor de correo está autorizado de enviar mensaje en nombre del dominio correspondiente.

Con estos filtros detenemos mas de 90% de mensajes spam. Ninguno de los filtros analiza el contenido de mensajes.